10 pasos para cumplir tus propósitos de año nuevo


Antes que nada, quisiera aprovechar la ocasión para desearos ¡¡un muy feliz y próspero año nuevo!! ¡Espero que 2019 os traiga mucha felicidad y que podáis conseguir todas vuestras metas!

 
Éxito. Conseguir. Propósitos de año nuevo. Objetivos. Hábitos
 
 
 

¿Tú también eres de l@s que cada 1 de enero hacemos una lista de buenos propósitos para iniciar el año?

¿Sueles empezar también con buen pie y supermotivad@, pero después de un tiempo recaes en tus hábitos de siempre?  

 

Año nuevo, vida nueva

Como cada 1 de enero, nos sentimos supermotivados a empezar con buen pie el año.

Queremos cambiar todos esos aspectos de nuestras vidas que nos gustaría cambiar o mejorar.

Volver a apuntarnos al gimnasio para perder esos kilos que hemos ganado después del atracón que nos pegamos durante las Navidades.

Perder menos tiempo viendo la tele, dedicarle menos tiempo a las redes sociales, acostarnos antes. Gastar menos dinero en ropa y caprichos, no llegar tarde a nuestras citas, ……

 

Este año sí..

Al terminar la lista seguramente pensemos que este año sí que vamos a cumplir todos esos propósitos. Y nos ponemos a ello con todo el entusiasmo del mundo.

El día 2 de enero ya estamos delante del mostrador del gimnasio para apuntarnos de nuevo.

Ya nos hemos puesto ya a régimen quitándonos un montón de alimentos que realmente nos encantan comer.

O hemos empezado a levantarnos una hora antes de lo habitual para cumplir con el propósito de no volver a llegar tarde al trabajo…

 

Todo va bien durante los primeros días, incluso semanas. Hasta que de repente surge ese imprevisto que tenemos que atender y que nos impide a cumplir con nuestro propósito ese día específico.

 

¿Y qué pasa entonces?

Lo que pasa es que a los pocos días después nos surge otra cosa distinta que deberíamos (o nos apetezca más) hacer.

Si el 1 de enero nos hemos puesto a régimen quitándonos todos los dulces, de repente llega el día de Reyes. Y  claro, como tenemos comilona familiar y que hay que comer el roscón….  Por lo que nos hacemos la promesa de «bueno, hoy lo dejo pasar pero mañana sí que sí que haré doble sesión de gimnasio». Así nos  justificamos a nosotros mismos que ‘solo hoy‘ nos podemos permitir saltarnos nuestros buenos propósitos. Ya recuperaremos ese día perdido al día siguiente.

Empezamos a dejar de cumplir ese propósito que nos habíamos marcado, y se vuelve a repetir a los pocos días después. Con lo que se inicia esa espiral en el que se van acumulando las excusas. Por lo que en poco tiempo acabamos abandonando nuestra buena racha. Y  volvemos a caer en nuestra manera de hacer habitual.

¡¡Pero este año va a ser diferente, si sigues las siguientes 10 pautas que te ayudarán a conseguir tu meta!!

 

1) Escribe una lista de tus nuevos propósitos

Coge papel y boli, tu ordenador portátil, o lo que prefieras usar para hacer una lista de tus buenos propósitos.

Primero reflexiona sobre qué metas te gustaría conseguir durante este año. Piensa en todos los aspectos de tu vida; tu familia, tu trabajo, tus amigos y tus otras relaciones, tu salud, tu casa, por poner unos ejemplos.

¿Qué cosas que te gustaría hacer, o qué cosas te gustaría comprar?….

 

Después de reflexionar sobre cómo te gustaría que fuese tu vida este año nuevo, escribe en tu lista todos los aspectos que tendrás que cambiar para cambiar o mejorar de tu vida actual.

Tal vez quieras pasar más tiempo al día con tu pareja o con tus hijos. Tal vez quieras mejorar tu forma física haciendo más ejercicio. O quitarte ciertos alimentos de tu dieta. O quieras acometer esa reparación en casa que llevas posponiendo tanto tiempo, o simplemente gastar menos dinero en ropa y caprichos. 

¡No te cortes, para empezar escribe todo lo que se te ocurra ! Iremos dándole forma sobre la marcha.

 

2) Concreta y cuantifica

Mira tu lista de buenos propósitos. 

Ahora asegúrate de que los propósitos que te has marcado sean lo más definidos y concretos posibles.  Por ejemplo, si tu meta es hacer más ejercicio físico, comprueba que defines claramente:

  • ¿cómo o de qué manera vas a llevar a cabo ese ejercicio? Por ejemplo: yendo al gimnasio al lado de tu casa.
  • ¿cuántas veces a la semana vas a llevar a cabo tu propósito? Pongamos 3 veces a las semana: los lunes, miércoles y domingos.
  • ¿cuánto tiempo le vas a dedicar cada vez?  digamos 1 hora cada día

La clave está en que escribas tus propósitos como acciones que se puedan medir.

 

3) Ponte unos objetivos que supongan un reto para ti, aunque sin pasarte

Busca el equilibrio entre un objetivo ambicioso y un objetivo realista.

Es bueno que lo que te propongas que suponga un desafío para ti, de manera que tengas que hacer cierto esfuerzo y sacrificio para alcanzar tu objetivo.

Pero a la vez cuida que el esfuerzo requerido sea a la vez importante, y que esté dentro de tu alcance.

Es mejor marcarte el objetivo de perder 4 kilos en un año, que querer disminuir tu peso 10 kilos en el mismo tiempo (fíjate, perder peso se cuantifica en cantidad de kilos a reducir y tiempo para conseguirlo).

Un objetivo alcanzable ayuda a aumentar la probabilidad de que lo consigas.

 

Divide tu proyecto en objetivos parciales

Una buena estrategia es descomponer tu objetivo en objetivos parciales.

Pongamos como ejemplo el objetivo que me he puesto para este año. En vez de marcarme la meta de bajar 6 kilos antes del próximo 1 de Julio, me he puesto como objetivo parcial el bajar medio kilo este mes. Así sucesivamente durante los 5 meses siguientes. Por ambas vías, al final del año habrás logrado bajar 6 kilos de peso.

En cualquier caso, cómo marcar tu objetivo es algo muy personal y depende de cada uno. Lo importante es que pongas el listón a la altura adecuada para que en todo momento sientas que esforzándote puedas conseguirlo.

 

4) Prioriza

Después de definir y cuantificar tus buenos propósitos, si tu lista contiene varios propósitos ahora toca ponerlos por orden de prioridad.

De toda tu lista, ¿cuál es la meta que te parece más prioritaria?

¿Qué propósito consideras que sea el más importante y el que quieras llevar a cabo con más urgencia? Así (re-)organizas tu lista.

 

5) Enfoca

Aquí aplica el refrán aquel de «quien mucho abarca, poco aprieta».

La mente humana es capaz de pensar en muchas cosas, incluso pensamos que somos capaces de pensar y hacer dos (o más..) cosas a la vez.

¡Error! Una cosa es hacer 2 cosas a la vez y otra cosa es hacer 2 cosas a la vez e igual de bien.

Al final, cuantas más cosas abordes a la vez, más cosas entre las que tendrás que dividir tu atención y tu esfuerzo tendrás, por lo que llevará más tiempo y esfuerzo conseguir cada uno de los resultados propuestos.

Por lo tanto, el secreto está en enfocar toda tu atención y esfuerzo en perseguir y cumplir el propósito que ha quedado en el primer puesto de tu lista, después de haberla ordenado por prioridades.  Este será tu único objetivo a cumplir durante los próximos 3 meses.

 

6) Póntelo fácil

Organiza tu día a día para que sea lo más fácil posible seguir todos los días cumpliendo tu propósito.

Por ejemplo, si la meta que te has puesto es salir a correr todos los días, ayudará a que tengas tus zapatillas de deporte puestas al lado de la puerta.  Así, entre la acción de ponértelas y la acción de salir de casa haya el mínimo tiempo y esfuerzo posible.

De esta manera reduces los factores que generen resistencia para llevar a cabo tu cometido.

 

7) Aumenta tu Motivación

Para poder ser constante a la hora de perseguir tu meta, es fundamental que trabajes en mantener e incrementar tu motivación. 

Pasarás días en los que tendrás con menos ganas, ocurrirán otras circunstancias que te tienten a ´saltarte un día´, o imprevistos que por los que sea ineludible tener que dejar tu tarea para el siguiente día.

Tu motivación te ayudará a conseguir seguir.  Por eso, asegúrate de emplear las siguientes herramientas:

  • Objetivo a la vista:

Escríbelo en un post-it y pégalo en algún sitio muy visible para que todos los días te sirva de recordatorio. Tenlo a la vista. ¡Siempre!

  • Date una Recompensa:

Busca alguna manera de gratificarte a ti mismo, para agradecerte el esfuerzo realizado.

Por ejemplo, después de haber salido a hacer ejercicio, date una recompensa a ti mismo con algo que beneficie tu objetivo: ¡ un rato para leer un buen libro va a ser mucho mejor que abrir ese paquete de galletas de chocolate!

Piensa que tu recompensa también puede ser algo intangible; pensar en que haz conseguido tu objetivo del día y los beneficios que estás obteniendo y/o que obtendrás ya de por si son una recompensa grande!

  • Comparte tu objetivo:

Contarle a una persona de tu confianza sobre tu objetivo es es una manera muy eficaz para motivarte a seguir.

Piensa que a los seres humanos nos gusta ser consecuentes con las cosas que decimos.

Y compartiendo nuestra meta, ´tendrás´ que rendirle cuentas sobre tus progresos a tu persona de confianza, de manera que pueda ayudarte y motivarte en algún momento de flaqueza.

  • Mantén tu Racha:

Una manera muy eficaz para mantener la racha positiva es cogiéndote un calendario para que puedas ir marcando con una gran «X» de color rojo (o el color que prefieras, ¡ pero que sea llamativo!) cada día que has cumplido tu tarea.

En este sentido un calendario anual mejor que uno mensual mejor que uno semanal; lo importante es que se vean la máxima cantidad de días en la hoja que esté a la vista para que en un solo vistazo veas la racha de días ininterrumpidos que llevas acumulado.

¡ Verás cuando tengas ya cierta racha acumulada como estarás extra-motivado para sumarle otra día más!

 

8) Asume tu responsabilidad.

Encontrarás dificultades por el camino, pasarán imprevistos que te incitarán a dejar de perseguir tu objetivo.

Lo fácil es escudarse detrás de todos esos factores externos para justificarte a ti mismo que no es tan importante tu objetivo y que abandones.

La elección es tuya; tú y solo tú tienes la llave para conseguir lo que te has propuesto.

Asume tu responsabilidad y lleva a cabo tu cometido.

 

9) Revisa tus resultados periódicamente. 

Como has definido y cuantificado un objetivo claro, revisa periódicamente los resultados que estás obteniendo. 

Te ayudara a detectar a tiempo si te estás acercando o por el contrario necesitas aumentar el esfuerzo para mantenerte dentro de tu objetivo previsto.

 

10) ¡Persiste! 

Los objetivos se alcanzan con el esfuerzo continuado del día a día. Es crucial persistir y ganar «momentum».

Se trata de ir encadenando días e ir aumentando la racha de días ininterrumpida en los que por lo que es fundamental que en tu ¨mindset¨ o enfoque mental te pongas las recompensas que vas a obtener a corto plazo, y los beneficios que vas a obtener a largo plazo.

 

Hemos visto que para poder hacer un cambio sustancial en cualquier aspecto de tu vida, ponte un solo objetivo a la vez.

Persíguelo y comprueba periódicamente que tus resultados vayan en línea con la meta que te hayas propuesto alcanzar. 

Se trata de adquirir un nueva costumbre, que requiere 3 meses para que se convierta en hábito y de esa manera formar parte de tu nueva manera de ser (o mejor dicho, de hacer). !!Antes de que te des cuenta lo habrás conseguido!!

Y tú, ¿cómo piensas llevar a cabo tu propósito de este año? ¡¡ Compártelo abajo en la sección de comentarios !!


Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Hola Alain,
    He visto tu blog y me he dicho, esto es lo que me pasa siempre, empiezo algo y luego acabo dejándolo. Tu blog me ha ayudado a ver de manera más clara como marcarme los propositos de este año, como ordenarlos, como reducirlos y tomar enfoque. Voy a seguir tus pautas para enfocarme en conseguir hacer más ejercicio. Ya te contaré si lo consigo.

    1. Muchas gracias por tu comentario Txaro! Seguro que lo consigues, ya me cuentas 🙂

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú