El poder de ser agradecido


Seguro que conoces a alguien a tu alrededor que solo te cuenta penas y lamentos, viendo el mundo de manera pesimista, como si la vida solo fuera dolor y sufrimiento. Es ese tipo de persona que (aunque pueda ser buena gente) de alguna manera te chupan la energía, en vez de aportarte alegría y buena onda. Esa gente que siempre ve el vaso medio vacío. Hoy te voy a compartir el poder de ser agradecido; lo que yo hago para conseguir evitar ser una de esas personas.

Ser agradecido 02 | Agenda para el Éxito
foto: Jill Wellington – Pixabay

¿Qué significa ser agradecido?

Cuando hablo de ser agradecido no solo me refiero a decir “gracias”. Es una buena costumbre agradecer a otras personas cuando hacen algo para ti.

En este caso me refiero a sentirte bien y afortunado por las cosas que tienes en tu vida, y darte cuenta de la suerte que realmente tienes de poder tenerlas.

Significa fijarte en todas las cosas malas que tienes la suerte de no tener, y fijarte en todas las cosas buenas que sí te pasan en tu vida.

Los beneficios de sentirte agradecido

También puedes optar por tener una actitud positiva, y sentirte afortunado y bendecido por lo que tienes.

Porque si te comparas con otras personas, efectivamente habrá a quien le vaya mejor que a ti. Si te fijas solo en esas personas, fácilmente te sentirás mal y dejarás de ver que hay muchísima gente que está mucho menos afortunado que tú, en muchos aspectos.

Yo estoy convencido de que todos estamos aquí en este mundo para aportar algo con lo que hemos sido agraciados cada uno. Al igual que tú también.

Esto tal vez te pueda causar la sensación de que sentirte afortunado no sea lo apropiado viendo toda la pobreza y el hambre que hay en el mundo.

Pero ser agradecido es sobretodo una elección. Es elegir conscientemente querer ver el vaso medio lleno.

Darte cuenta y sentirte agradecido por todo lo que tienes en tu vida cada día, es la mejor manera para estimular tu propio subconsciente y afrontar tu día a día con energía positiva.

A continuación, te voy a explicar como he logrado convertir el dar las gracias en parte de mi rutina matutina diaria.

¿Cómo coger el hábito de dar las gracias?

Ser agradecido no es una actitud que los seres humanos tengamos de manera natural. Cuesta tiempo y esfuerzo para aprender a serlo. Requiere de disciplina para que al final te acabes dando cuenta de los beneficios.

La mejor manera de aprender algo nuevo es practicándolo. Yo lo que hacía para adquirir el hábito era, nada más levantarme por la mañana, sentarme en la mesa y coger papel y boli. Lo sigo haciendo.

Escribo las diferentes áreas de mi vida. Por ejemplo: salud, familia, amistades, dinero, trabajo, vivienda, pertenencias, actividades y ocio, etc.

Para cada una de esas áreas escribo por lo menos 1 razón por la que me siento afortunado.

Lo importante en este ejercicio es darte cuenta de que siempre hay algo por la que puedes estar agradecido.

A la salud muchas veces no le damos importancia hasta el momento en el que dejemos de tenerla. Pero reflexiona y date cuenta de todo lo que puedes hacer teniendo buena salud.  ¿Qué harías y cómo te sentirías si hoy mismo no tuvieras esa salud de la que espero que estés disfrutando ahora mismo?

Piensa en tu familia que te rodea, en lo que te aporta, y en lo que les aportas tú. Piensa en las amistades que, aunque algunas estén lejos, eres afortunado de tenerlas.

También piensa en tus amigos, y en los buenos ratos que puedes pasar con ello.

Además, piensa en el dinero que tienes (no el que te gustaría tener), y percátate de las cosas te está permitiendo hacer y tener ese dinero. Empezando por la comida que puedes llevarte a la boca.

Date cuenta de que hay mucha gente que no tiene para comer. Piensa que si tienes una vivienda deberías de sentirte afortunado porque hay mucha gente en el mundo que no tiene siquiera un techo debajo del que puede refugiarse.

Siéntete afortunado por todas las cosas que tienes; tu ropa, tu coche, tus aparatos electrónicos, etc etc. Estamos tan (mal-) acostumbrados que no nos damos ni cuenta que vivimos en un mundo en el que pulsamos un botón y se enciende la luz, o abrimos un grifo y sale agua fría o agua caliente. ¿Te das cuenta que hay gente en el mundo que siquiera tiene eso?

Dar las gracias por las cosas que tienes te va a ayudar a empezar el día con mucha mejor energía y con mucha más alegría. Te sentirás mucho más sereno y lleno por dentro, y te ayudará a relativizar mejor las adversidades. Es uno de los hábitos más potentes que puedes aplicar en tu día.

Deja de sentirte víctima, emplea el poder de ser agradecido.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar