Cómo estar preparado para la próxima crisis económica ¿de 2020?


A estas alturas seguramente ya hayas oído campanas. Que si se está desacelerando la economía, que si el Fondo Monetario Internacional acaba de revisar las previsiones de crecimiento de la zona euro a la baja, que si la curva de yield del bono americano se ha invertido, … ¿cómo estar preparado para la próxima crisis económica ¿de 2020?

Cada vez se escuchan más noticias en prensa, y en las conversaciones a nuestro alrededor; ¿son estos los primeros signos de una nueva recesión? ¿Empieza a asomarse la siguiente crisis económica mundial?

¿Y cómo puede ser que apenas hayamos salido de la anterior crisis, y que ya nos dirigimos hacia una nueva recesión?, te preguntarás. ¿Qué implica una nueva recesión para nuestro futuro, nuestro trabajo, nuestros ingresos y nuestra seguridad y bienestar? Y, sobre todo; ¿qué puedes hacer para asegurar tu trabajo, tu salario, y estar lo mejor posicionado posible durante los tiempos difíciles que tenemos por delante?

En este artículo te voy a dar mi particular visión sobre la situación económica de los últimos 10 años, vivido desde España/Europa (donde resido), y sobre la siguiente fase del ciclo económico que llegará en algún momento.

Solo pretendo que sea una explicación fácil, sencilla y muy simplificada, para que cualquier persona lo pueda entender y hacerse una foto mental completa de la situación económica, sin que tenga que ser experta en economía y finanzas.

Te aviso que te puede resultar un artículo difícil de digerir. Si buscas un artículo más light, en el blog encontrarás muchos posts de temática más agradable, pero considero que es muy importante que entiendas lo que está pasando actualmente en la economía mundial, y cómo hemos llegado hasta esta situación. Si estás dispuesto a afrontar una pequeña dosis de realidad, te invito a que te quedes. Porque así de paso te enterarás cómo estar preparado para la siguiente crisis económica (¿del 2020?).

supervivencia agendaparaelexito.com estar preparado para la próxima crisis económica
foto: Klimkin (pixabay)

Las causas de la anterior crisis (2008)

Empecemos haciendo un poco de repaso histórico. Todos recordamos aquel año 2008 cuando en apenas unos meses pasamos de estar en una economía radiante a la crisis económica más fuerte que hayamos vivido hasta la fecha.

Esta recesión afectó a toda la economía, pero se manifestó sobre todo en el mercado inmobiliario y en el mercado bursátil. Todos hablábamos de las hipotecas sub-prime, los NINJA (No Income, No Job), y de la prima de riesgo.

En los años previos al 2008, los bancos estadounidenses estaban concediendo préstamos hipotecarios con cada vez más facilidad. Los requisitos que pedían eran cada vez más bajos, de manera que prácticamente cualquier persona podía conseguir un préstamo hipotecario.

Esto permitió a muchas personas con un nivel de ingreso bajo, con unos trabajos precarios a comprar viviendas por mucho valor.

Mientras la economía iba bien, el incremento de precios, de volumen de ventas de casas, y la facilidad de acceder a crédito parecía beneficiar a todo el mundo.  

Pero que los bancos tuvieran tantos préstamos concedidos a gente con poca o ninguna solvencia, implicaba un riesgo muy grande. ¿Qué pasaría si la economía se desacelerase?

Aparte de flexibilizar los requisitos para conceder los préstamos, en paralelo los bancos estaban creando productos financieros basados en esas hipotecas basura, y que vendían al mercado como productos de calidad. Voy a tratar de explicar en qué consistían esos llamados derivados y CDO´s.

Teóricamente, un banco para conceder un préstamo de 100 Euros, necesitaría disponer primero de un capital de 100 Euros a favor en su balance. Al prestar ese dinero al comprador, el banco asume un riesgo de que ese comprador en algún momento deje de devolver ese préstamo. Por eso, al banco le interesa que ese riesgo sea mínimo, por lo que debería asegurarse de que el comprador sea solvente. Que tenga un nivel de ingresos elevado comparado con el capital prestado, y un trabajo estable.

Pero en la práctica, los bancos estadounidenses estaban concediendo préstamos sin realmente disponer de esos 100 Euros, y a la vez asumiendo un alto riesgo de impago.

Los bancos prestamistas (“A) empezaron a vender las hipotecas buenas y malas (= concedidas a personas de solvencia dudosa) a los bancos de inversión, a cambio de dinero limpio.

Los bancos inversores (“B”) a su vez crearon paquetes mezclando hipotecas buenas con las malas, y vendían a su vez a otros inversores (“C”); bancos más pequeños, instituciones, administraciones locales, particulares, etc.

A la vez los bancos inversores “B” acudían a las grandes compañías aseguradoras (“D”), y para asegurarse contra la bajada de precios de esos paquetes. Digamos que esos bancos “apostaban” en contra de los productos que ellos mismo crearon y vendían como si fueran productos de primera calidad.

Imagínate que eres la persona “B” y tienes una cesta en la que metes 100 manzanas (=préstamo hipotecario). Aparte de 50 manzanas buenas, pongamos que se acaban metiendo otras 50 manzanas podridas. La persona “B” no vende solo a una única persona. Sino que crea 100 participaciones que se venden a 1.000 Euros por unidad a 100 personas “C” diferentes.

Cada persona “C” compra una participación en la cesta, pensando que la persona “B” contienen 100% de manzanas de primera calidad.

A toro pasado, vemos que una economía próspera hacía aumentar los precios, en este caso de las viviendas. Se estaban concediendo hipotecas de mayor capital, mientras que a la vez empezaba a aumentar el desempleo y los despidos.

El incremento de los precios (la inflación), originaba que la Reserva Federal (el Banco Central norteamericano) subiese los tipos de intereses. De manera que el importe de la letra mensual incrementaba, a la vez que cada vez más personas perdían su trabajo, y por tanto su fuente de ingresos.

Cada vez más gente se veía incapaz de pagar la letra mensual. Se disparó la tasa de morosidad e impago, y las hipotecas basura dejaron a los bancos en una situación inviable.

Imagínate que cada hipoteca basura fuera una manzana podrida de la cesta.

De pronto cada participación en la cesta vendida a 1.000 Euros pasó a tener un valor de 10 Euros. Todas esas 1.000 personas “C” (que en realidad en su mayoría eran bancos y otras instituciones financieras de todo el mundo) habían comprado participaciones se habían quedado con participaciones que apenas valían nada.

Además, recuerda que los bancos inversores “B” se habían asegurado frente a la pérdida de valor de los derivados y CDO´s que habían creado y vendido. Es decir, si el precio de esas participaciones bajaba por debajo de los 1.000 Euros por los que se vendieron inicialmente, la compañía aseguradora les compensaría las pérdidas de valor.

Imagínate cuando las participaciones bajaron su valor de 1.000 Euros a 10, la compañía aseguradora tenía que pagar 990 por cada participación asegurada.

Aseguradoras como AIG (en aquel momento la más grande del mundo) no podían hacer frente a los importes astronómicos que tenían que desembolsar a los bancos inversores “B” a los que habían asegurado.

Fue una carga demasiado grande en el balance de los bancos. Su deuda se disparaba y los bancos se vieron obligados “a cerrar el grifo” dejando prácticamente de conceder préstamos a las personas y las empresas, en un intento de afrontar las pérdidas masivas. Fanny Mae, Freddie Mac, Lehman Brothers…uno tras otro iban quebrando los grandes bancos, lastrados por la deuda tóxica que se volvió insostenible.

Muchos bancos y aseguradoras quebraron, y otros sobrevivieron, pero cerrando el grifo y dejando de conceder préstamos. El dinero dejó de circular, y debido a la enorme deuda de los bancos por un lado y la falta de liquidez en toda la economía por otro, el sistema financiero se colapsó a nivel mundial.

Profundiza más en el libro de Leopoldo Abadía. La Crisis Ninja y otros grandes misterios.

crisis económica agendaparaelexito.com estar preparado para la próxima crisis económica
foto: geralt (pixabay)

Los efectos de la anterior crisis

En 2008, el Estado, las empresas y las personas disminuimos drásticamente nuestros gastos. Por un lado debido al miedo y la incertidumbre, y por otro lado porque era cada vez más difícil conseguir un crédito en el banco.

La actividad económica bajó, el dinero dejaba de circular. Las empresas vendían menos productos y servicios, y menos ingresos implicaban tener que recortar plantillas para reducir gastos.  Aumentaba el desempleo, por lo que la gente gastaba menos aún.

A la vez que disminuía el gasto privado, aumentaba los tipos de interés, y el precio de muchos productos por lo que el consumo bajaba aún más. 

Además, el Estado también reducía el gasto público, invirtiendo menos en obras públicas, ayudas sociales y empleo público, a la vez sacando dinero de la hucha destinada a las pensiones. Y por otro lado, subía impuestos tratando de recaudar más ingresos para sus arcas.

Te acordarás de la famosa prima de riesgo, que refleja el diferencial entre el tipo de interés que tiene que pagar el Estado (español, por ejemplo) a los inversores que compran su deuda pública, y el tipo de interés que tiene que pagar el Estado alemán por sus bonos. (Los bonos alemanes se consideran los más fiables de la Eurozona, porque el mercado considera que el riesgo de impago de esos intereses por parte del Estado alemán es mínimo, comparado con el resto de los países de la Eurozona).

Cuanto mayor sea la confianza en la solvencia de un Estado determinado, menor será la prima de riesgo.

Que en países como España, Italia, Portugal, Irlanda y Grecia se disparara la prima de riesgo, implicaba mayor gasto para pagar los intereses de la deuda pública, que a su vez contribuía a seguir reduciendo el gasto público.

La economía básicamente se sustenta en la confianza de los consumidores. Cuando la gente tiene la “sensación” de que la cosa va bien, gasta más. Cuando baja la confianza en la economía, los consumidores gastamos menos, las empresas ven reducidas sus ventas y se ven obligados a reducir plantilla.

Como a la gente por miedo de perder el trabajo empezaba a gastar menos, los bancos cerraron el grifo de conseguir crédito, y el Estado también reducía gastos, el dinero dejaba de circular, y se formó el coctel perfecto para que la economía se desacelerase. Se entraba en un círculo vicioso.

Paradójicamente, según muchos expertos, para salir de una crisis económica hay que hacer justo lo contrario. Es decir, habría que incrementar el dinero que gastamos cada consumidor, porque esto ayuda a generar más empleo, ayuda a que vuelva a crecer la economía.

¿Cómo se solucionó la crisis financiera de 2008?

La crisis financiera se caracterizó por la falta de liquidez en los mercados, y la deuda insostenible de los bancos.

La solución que se encontró fue el rescate de los bancos privados por parte de los Estados. Esta medida pareció surtir efecto a medio plazo, pero no dejaba de ser polémica.

Los bancos privados habían cosechado beneficios astronómicos durante años y años, quedándoselos para ellos. Como resultado de las dudosas prácticas (recuerda; las manzanas podridas), y los riesgos excesivos que decidieron asumir los propios bancos, se vieron abocados a una situación de deuda insostenible.

Si hubiesen quebrado los bancos, habría sido una hecatombe para todo el mundo, porque la gente habría podido perder prácticamente todos sus ahorros. Ante esa situación, los Estados y sus bancos centrales tuvieron que pagar esas deudas de los bancos privados, con dinero público.

Es como si te emanciparas de tus padres, te montas un negocio y mientras va bien la cosa, los beneficios te los quedas todos para ti. Pero un día quiebra tu empresa, tienes una deuda descomunal, y es cuando te acuerdas de tus padres para que se hagan cargo de esa deuda, y tú básicamente te lavas las manos y sigues tan contento como siempre.

estar preparado para la próxima crisis económica rescate agendaparaelexito.com
foto: mo hassan (pixabay)

Recuperación…¿real?

Veamos cuáles fueron las consecuencias del rescate:

Para el consumidor de a pie:

El rescate de los bancos fue efectivo, ya que permitió que los ciudadanos mantuviésemos nuestros ahorros a salvo en los bancos. Poco a poco, los bancos volvían a abrir el grifo, aumentando el número de créditos concedidos. Todos salíamos ganando,….sobre el papel.

Para los bancos privados:

Al hacerse cargo el Estado de la deuda y los activos tóxicos, los bancos privados seguían como siempre. Hubo mucha polémica cuando salían a la luz las noticias sobre (ex) directivos de bancos que seguían cobrando bonus y finiquitos de cifras astronómicas, mientras los bancos que gestionaban fueran rescatados con el dinero de los impuestos que pagamos tú y yo, como todos los ciudadanos.

Para el Estado:

Los diferentes Estados rescataron los bancos privados de su territorio con dinero público, que procedía de:

  • los ahorros del propio Estado
  • subida de impuestos
  • pedir dinero prestado del Banco Central Europeo (los países de la Eurozona), Reserva Federal (en el caso de Estados Unidos), por ejemplo.

Como los ahorros de los Estados no daban para pagar toda la deuda de los bancos, había que pedir dinero prestado a los Bancos Centrales. Todo ese dinero prestado hay que devolverlo con intereses en el futuro, por lo que se produjo un incremento brutal de la deuda soberana.

Para los grandes bancos centrales (BCE, Reserva Federal):

Para poder prestar dinero a todos los Estados, y para reflotar la economía, las autoridades monetarias (como el Fondo Monetario Internacional), junto con los Estados y los bancos centrales decidieron aumentar la cantidad de dinero en circulación. Hablando en plata; se decidió imprimir dinero nuevo a saco. Es lo que se conoce como “Quantatative Easing

Imagínate que tú en tu casa enciendes la impresora y te pones a imprimir billetes (falsos), que otros aceptan como dinero legal. Tú realmente no eres más rico, ni has hecho nada para merecer ese dinero adicional, pero dispones de más poder adquisitivo para gastar.

money agendaparaelexito.com estar preparado para la próxima crisis económica
foto: PublicDomianPictures (pixabay)

¿Qué medidas tomaron los gobiernos para pagar los rescates?

La recuperación económica que se produjo a partir de 2008 se puede diferenciar en 3 fases, en función de las acciones que tomaron los Estados después del rescate de los bancos privados, que fue la medida necesaria para salvar la economía mundial.

Fase 1: (2008-2012): Austeridad

Ante el desplome de la economía, y la cantidad de dinero prestado de los Bancos Centrales, se incrementaba la deuda del Estado.

Las primeras medidas que se tomaron para poder “equilibrar” esa deuda, fueron los llamados recortes. En países como España, Italia, Portugal, Irlanda, Grecia, estos recortes además fueron impuestos por la Eurozona, al considerar que éramos los países con mayor riesgo para poder devolver el dinero que habíamos cogido prestado para el rescate de los bancos, y la deuda soberana en general.

Se disminuían la inversión pública, la oferta de empleo público, las ayudas sociales, a la vez que se aumentaban muchos impuestos. Es decir, en última instancia fuimos los ciudadanos de a pie los que pagamos el pato (como siempre).

Fase 2: (2012 – …. ) “Amfetas”; estimulación a saco.

En esta fase, las medidas adoptadas por las autoridades monetarias mundiales, los Estados y los bancos centrales fueron básicamente 2:

Quantative Easing

Es la inyección de dinero en la economía por parte de los bancos centrales como la Reserva Federal y el Banco Central Europeo, en forma de imprimir billetes. Los principales beneficiados son los bancos centrales de cada Estado (como por ejemplo el Banco Central de España) y los bancos privados que obtienen dinero “fresco” prestado a un tipo de interés casi 0. Con este dinero, los bancos obtienen mayor liquidez y pueden conceder más préstamos. Fueron sobre todo las (grandes) empresas las que se beneficiaron de estos préstamos.

A su vez, al haber más dinero en circulación, el poder adquisitivo de todo el mundo sube, por lo que suben los precios; se genera inflación.

money priinting agendaparaelexito.com estar preparado para la próxima crisis económica
foto: PublicDomianPictures (pixabay)

Tipos de interés artificialmente bajos

Se decidió apostar por una política monetaria basada en mantener los tipos de interés bajos (prácticamente cero). Esto facilitaba la concesión de crédito y fomentaba el consumo.

En la vida cotidiana te habrás dado cuenta de que la letra de la hipoteca llevamos años pagamos unos intereses casi nulos con lo cual nos queda más dinero para gastar a final de mes. Por otro lado, tener el dinero en el banco ha dado una rentabilidad casi insignificante durante los últimos 11 años.

Toda esta estimulación artificial e intensiva de la economía también arroja otra cara que conviene tener muy claro.

Por un lado, imprimir dinero supuso evidentes beneficios y efectos inmediatos.  Los bancos vuelven a dar crédito, la prima de riesgo a la baja, hay más dinero en circulación, la gente empieza a gastar más, aumenta el empleo….

El Quantative Easing también ha provocado que la deuda pública del Estado ha crecido exponencialmente durante los últimos 10 años.  La deuda aumenta mucho más rápido que el crecimiento económico.

¿Cómo se paga esa deuda?

En primera instancia, con recortes de gasto público y con subida de impuestos. Y en segunda instancia, imprimiendo más dinero que a su vez vuelve a incrementar la deuda anterior. El Quantative Easing no fue más que una huida hacia adelante. Como se dice en mi pueblo, ¨pan para hoy”….

Conceptos económicos para dummies

Si los términos económicos y financieros te suenan a chino, no te preocupes. Aquí tienes unos enlaces a Wikipedia, dónde podrás profundizar un poco más.

Déficit Cuando en un balance (pongamos anual) se tiene más gastos que ingresos, decimos que hay un déficit. Esto aplica desde nuestras finanzas particulares, o las cuentas anuales de una empresa hasta el presupuesto general del Estado.

Deuda Para evitar que el balance sea negativo (hay más gastos que ingresos), el déficit presupuestario se puede equilibrar básicamente de 2 maneras:

1) Recortando gastos

2) Buscar dinero prestado.

En este artículo estamos hablando de las cuentas a nivel de cada Estado. El Banco Central de España puede pedir dinero prestado a por ejemplo el Banco Central Europeo.

Otra manera de generar dinero para equilibrar el déficit, a través de instrumentos financieros como por ejemplo los Bonos del Estado o las Letras del Tesoro.  Cuando el Estado “vende” un Bono (por ejemplo, de 1.000 Euros a 10 años) a cualquier particular, ingresa 1.000 Euros que van a reducir el déficit. A cambio, al vencimiento del Bono (a los 10 años) el Estado ha de devolverle al comprador esos 1.000 Euros, más los intereses correspondientes, pactados en las condiciones iniciales de compra de ese Bono.

Estos 1.000 Euros, más los correspondientes intereses, es la deuda que el Estado o Banco Central Español ha de devolver. Como lo habitual es que todos los años hay déficit en el balance anual, y hay que pedir dinero prestado cada año, la deuda será la suma de todo el dinero que se ha ido pidiendo prestado a lo largo del tiempo.

PIB: Producto Interior (o Interno) Bruto. Dicho de una manera muy simplificada, es la suma total de todos los productos y servicios producidos y vendidos en un año por todas las empresas y personas que forman la economía del país en cuestión.

Recesión La tendencia ideal de una economía es que crezca cada año, con respecto al año anterior. En un contexto económico próspero, el PIB de un año con respecto al año anterior es mayor. Hablamos de recesión cuando ese crecimiento es menor que el año anterior. Se venden menos productos y servicios (y/o a menor precio), originados porque hay un descenso en el consumo de dichos productos y servicios. La recesión es signo que la economía está retrayéndose.

Tipos de Interés En esencia, es la ganancia que se obtiene por prestarle dinero a otra parte.

Inflación El incremento general de los precios de los productos de consumo, en un periodo de tiempo determinado (habitualmente trimestral, cuatrimestral, semestral o anual), expresado en porcentaje.

S&P 500 Índice que refleja la cotización de las 500 empresas de mayor capitalización del mercado bursátil estadounidense.

Fase 3. (2018 -) Un nuevo despertar.

11 años después de que se desencadenara la última recesión, nos hallamos en una economía dopada. Tanta inyección de dinero ha resultado en precios cada vez más altos y tipos de interés artificialmente bajos, mientras no hay un aumento real de la productividad.

Una de las noticias más relevantes (para la Eurozona) de los últimos 12 meses fue que el Banco Central Europeo a lo largo de 2018 disminuyó el volumen de inyección de dinero, hasta cerrar el grifo completamente. A finales del 2018 se terminó el Quantative Easing.

Más adelante describiremos porque esto tiene un impacto brutal en la economía, pero de momento reflexionemos; ¿te habías enterado por los medios de comunicación que se terminara el QE?

Repasemos primero la coyuntura de la economía actual, veamos el caldo de cultivo que tenemos entre manos, y reflexionemos sobre lo que pueda venir:

1)    Burbuja

Hablamos de “burbuja” cuando los precios incrementan de manera desproporcionada y sostenida respecto al valor real de las cosas.

…en el Mercado bursátil

Si echamos un ojo al mercado bursátil estadounidense vemos que el incremento de la cotización (precio) de las acciones se ha disparado desde la crisis del 2008. Como el PIB  (que entre otras cosas refleja la productividad real) no ha incrementado tanto, podemos concluir que el mercado está altamente sobrevalorado. Es decir, las acciones se están pagando por precios excesivos si tenemos en cuenta el valor real de las empresas que representan.

Indice S&P 500. Evolución histórica de las cotizaciones:

S&P 500 Evolución agendaparaelexito.com estar preparado para la próxima crisis económica
Fuente: S&P 500

El siguiente gráfico refleja el Dow Jones Industrial Average; la cotización en bolsa de las 30 mayores empresas tecnológicas de Estados Unidos, donde también se observa el incremento (sobrevaloración) de las acciones.

En 2017, el Dow Jones subió más de un 10% respecto al año anterior. Y además hay que tener en cuenta que los monstruos tecnológicos (Facebook, Amazon, Apple, Netflix, Google; las llamadas FAANG) componen la mayor parte de la capitalización bursátil de todo el índice del Dow Jones, por lo que una bajada de cotización de solo 5 empresas supondría un bajón de todo el índice.

Dow Jones Industrial Average. Evolución Histórica de las cotizaciones:

Dow Jones agendaparaelexito.co estar preparado para la próxima crisis económica

Otro fenómeno que es característico de esta época son los denominados “buy-backs”, que es cuando una empresa recompra sus propias acciones. Cuando ocurre eso, el capital de esa empresa disminuye (y con ello su valor real), mientras el precio de las acciones sube (porque hay más demanda y menos número de acciones en el mercado). Esto implica que la cotización en bolsa de la empresa sube, lo que a ojos del mercado se percibe como un incremento de valor (recuerda; “precio” es lo que pagas, “valor” es lo que obtienes) que realmente no se produce, lo cual contribuye a la sobrevaloración de las acciones de esa empresa.

En el gráfico siguiente es el llamado Warren Buffet Indicator, porque se conoce como uno de los indicadores más importantes para analizar el nivel de sobrevaloración de las acciones. Refleja la relación del precio de las acciones del S&P 500 frente al PIB (= la productividad, o valor) de la economía americana, a lo largo de las últimas décadas.

Teniendo en cuenta que cuanto más vertical es la curva del gráfico, más rápido incrementa el precio de las acciones frente a su valor real, fíjate cómo se comporta la gráfica en los años más recientes. El precio de las acciones está por encima de 150% del PIB..

The “Warren Buffet Indicator”

Warren Buffett Indicator Market Cap as % of GDP agendaparaelexito.com estar preparado para la próxima crisis económica

Una de las tendencias a seguir es la de los trabajadores en edad de jubilación. Los Babyboomers (la generación nacida entre mediados los años 50 y los 60) suponen un porcentaje muy significante en la población activa y se están jubilando. Con lo cual, sacarán de forma masiva el dinero que tienen invertido en el mercado bursátil, vendiendo acciones por lo que esta mayor oferta hará que el precio de las acciones bajará.

…en el mercado inmobiliario

Este es otro mercado donde más se está notando la burbuja. En 2008 los precios del mercado inmobiliario se desplomaron por la falta de crédito (no le concedían préstamo hipotecario a nadie), los embargos de inmuebles por impago por parte de sus propietarios, y la desaceleración en la venta de inmuebles.

En los últimos años se ha producido un incremento paulatino, tanto en el mercado de compraventa, como en el mercado de alquiler de inmuebles. Observa en el siguiente gráfico como el incremento interanual es superior a un 7%. Ese 7% es lo que al menos tendría que subir tu salario al año, para que puedas mantener el mismo poder adquisitivo.

Precio vivienda 2019 agendaparaelexito.com estar preparado para la próxima crisis económica

Fuente: Cinco Días

2)    Inflación por encima del 10%

La impresión de dinero fresco llevada a cabo durante los últimos 10 años ha supuesto que haya más dinero en circulación en la economía mundial. No es que seamos más ricos; en general, nos hemos endeudado más las personas, empresas y Estados. Pero aumenta el poder adquisitivo y sube la demanda, por lo que los precios suben.

Actualmente en muchos países y productos la inflación anual está muy por encima del 10%. Para que te hagas una idea de si es mucho o poco, calcula el porcentaje de lo que te ha subido el sueldo en el último año. ¿Verdad que es mayor el porcentaje de inflación? (Esto implica que disminuye nuestro poder adquisitivo).

3)    Tipos de interés artificialmente bajos

El tipo de interés casi 0 suponen unas condiciones muy favorables a la hora de conseguir un préstamo, porque la deuda que tienes que devolver es prácticamente el mismo importe que has prestado. Ha sido el otro factor clave para lograr reactivar la economía.

Hay que tener en cuenta que los tipos de interés los deciden las autoridades monetarias. Es decir, no es resultado de la dinámica de los mercados y la oferta y la demanda, sino que “alguien” decide la política más adecuada para que la economía funcione.

Que la economía crezca a priori está bien, pero lo que trato de explicar es que en un entorno en el que suben los precios (por mayor demanda que oferta), históricamente los tipos de interés han sido (más) altos. Los precios han estado subiendo, pero los tipos de interés se han mantenido bajos durante mucho tiempo, aunque después de 9 años bajando los tipos a casi 0%, desde 2016 la Reserva Federal estadounidense ha empezado a subir los tipos de interés paulatinamente.

En la gráfica siguiente podrás observar la tendencia al alza, aunque es cierto que este último año se ha recortado el tipo (para volver a estimular la economía, ante los augurios de una nueva recesión).

Evolución de tipos de interés en Estados Unidos

tipos de interés fed agendaparaelexito.com estar preparado para la próxima crisis económica

Fuente: Federal Reserve. BBC

4)    Trade Wars: tensiones comerciales

Actualmente hay una “guerra comercial” entre Estados Unidos y China, las 2 economías más potentes a nivel mundial. Cada uno está subiendo los aranceles (impuestos) sobre los productos más importados desde el otro país.

Esto quiere decir que un (por ejemplo) teléfono chino al consumidor final estadounidense le cuesta más que antes, al igual que un kilo de soja producido en Norteamérica es más caro que antes para el comprador chino. 

Supuestamente, estas medidas tendrían que favorecer a la economía y las empresas domésticas, pero es bastante dudoso si se están consiguiendo estos resultados. Al menos si consideras que en Estados Unidos es sobre todo la gente que tienen los sueldos más bajos los que compran productos baratos producidos en China. Es decir, al final las personas con las rentas más bajas son las que más perjudicadas salimos.

5)    Nuevas tecnologías.

Inteligencia artificial, Big Data, Machine Learning, robótica, 5G, nanotecnología, ciberseguridad, blockchain, criptomonedas,…. Nunca antes se producían las innovaciones tecnológicas con tanta rapidez. Estamos viviendo una revolución tecnológica, semejante a la que supuso la invención de la máquina de vapor para la Revolución industrial para el siglo XIX. Es cierto que cada vez más tareas humanas y puestos de trabajo están siendo sustituidas por máquinas y robots.

¿Qué panorama le queda a ese trabajador que se queda sin empleo porque cada vez hay más robots que realiza ese trabajo, no solo en la anterior empresa sino también en las otras empresas del sector donde buscaría un nuevo empleo? Podrás encontrar la respuesta en este otro artículo del blog.

¿Cuál es la situación económica actual en España?

La economía española siempre ha tenido un nivel de dependencia elevado del exterior. El 96% del petróleo que usamos es importado. A la vez, apenas hay fondos disponibles para invertir en energía solar, lo cual no deja de ser una paradoja para un país con un clima tan favorable.

Comercio, Turismo, y Construcción son los 3 sectores que más aportan a PIB. Estos sectores se caracterizan por:

  • actividades de bajo valor añadido
  • salarios bajos
  • condiciones de empleo precarias
  • no necesitar mucha inversión

En general, la productividad es muy baja. Paradójicamente, cuando sube el empleo y el PIB, baja la productividad (y viceversa).

La exportación constituye más del 30% PIB, mientras que el consumo interior está cayendo. Un ejemplo claro es el bajón de la venta de coches: Los más jóvenes ya no quieren comprar coche (prefieren cada vez más modelos de negocio de carsharing como Car2Go), los más mayores ya tienen uno.

¿Cuál es el resultado real de la “recuperación” económica de los últimos años?

A nivel macroeconómico, los datos pueden parecer alentadores.

El desempleo está en niveles mínimos, el dinero circula, las grandes empresas rompen récords de venta año tras año y su cotización en bolsa tienen venden más,

La economía va bien, aparentemente.

Las grandes empresas sin duda son quienes más se han beneficiado del QE y de la facilidad de crédito. Pero el ciudadano de a pie, ¿realmente ha salido beneficiado de la inyección de dinero en la economía?

Deuda disparada

La facilidad de conseguir crédito está resultando en nivel de endeudamiento récord del Estado, las empresas y las personas.

Deuda pública:

En Estados Unidos, la deuda pública fue equivalente al 63% del PIB antes de 2007, y se disparó por encima del 110% tan solo 5 años después. Según fuentes, actualmente la deuda pública estadounidense estaría por encima del 200% del PIB.  Es tan alta que ni siquiera da para pagar solo los intereses cada mes.

Deuda pública vs PIB (Estados Unidos):

deuda vs PIB EE.UU USA agendaparaelexito.com estar preparado para la próxima crisis económica

Fuente: Reserva Federal

En 2006, en España la deuda de las Administraciones Públicas ascendía a un importe equivalente al 45% del PIB. En 2019 esta cifra ya constituye más del 110% del PIB. Y la tendencia parece seguir al alza.

Deuda Administraciones Públicas España 2019 agendaparaelexito.com estar preparado para la próxima crisis económica
Deuda pública España 2019 agendaparaelexito.com estar preparado para la próxima crisis económica

Fuente: El Pais

Date cuenta de que una deuda del 100% ya implicaría que el PIB tendría que destinado a pagar la deuda pública. Una deuda significativamente superior al 100% implica que no hay ingresos suficientes como para pagar siquiera los intereses que genera esa deuda.

Deuda empresarial:

Las empresas son las que más se han beneficiado de la inyección de dinero a los bancos, porque son los que más créditos se han llevado, aumentando sus deudas obviamente.

El pasado 16 de octubre de 2019, el Fondo Monetario Internacional alertaba que en caso de una nueva desaceleración de la economía, la deuda empresarial “en riesgo” (es decir, la deuda de empresas cuyos ingresos son insuficientes para cubrir los pagos de intereses) podría aumentar a un nivel del 40% de la deuda empresarial total de las principales economías mundiales.

Deuda privada:

La mayor facilidad de conseguir crédito ha llevado a que los hogares de Occidente se han endeudado más aún.

En países como Estados Unidos, mucha gente joven acaba la carrera con la deuda de las becas-préstamo que tienen que devolver. Es decir, que incluso antes de empezar a trabajar ya vienen arrastrando una deuda, que a los pocos años incrementarán con la hipoteca de turno.

Deuda agendaparaelexito.com estar preparado para la próxima crisis económica
foto: rilsonav (pixabay)

¿Cuál es el riesgo de un nivel de endeudamiento tan alto?

Si tienes un préstamo hipotecario de renta variable, y los tipos de interés suben pagas más por la letra mensual.

¿Qué pasaría si de 1.000 Euros de salario mensual pasas de pagar 500 Euros a 600 Euros al mes en la letra de la hipoteca? Gastarás menos, o incluso correrás el riesgo de no poder pagar las deudas contraídas. Si eso les ocurre a todas las personas, empresas y el propio Estado, con que suban los tipos de interés un poquito, la economía se desacelerará en seguida.

Hasta que la Deuda nos separe agendaparaelexito.com estar preparado para la próxima crisis económica
foto: ehud neuhaus (pixabay)

Desigualdad creciente

Según un estudio llevado a cabo en 2017 por Oxfam, el 82% del dinero que se genera en el mundo va a para al 1% de la población mundial. Cada vez es más grande la desigualdad entre ricos y pobres, y la tendencia es que seguirá creciendo debido a los diferentes factores que confluyen, y que son

  • Demografía: Estamos en una sociedad en la que la media de edad cada vez es mayor. Cada vez hay más gente en edad de jubilación, y además con más esperanza de vida. Por otro lado, el número de hijos por familias lleva años bajando, por lo que cada vez hay menos gente joven que se incorpora al mercado laboral.
  • Empleo: Es cierto que después de 2008 el desempleo en todo el mundo ha disminuido en términos generales. Pero el panorama al que se enfrentan los más jóvenes que se incorporan al mercado laboral es que, en comparación con los años antes de la crisis, los nuevos puestos de trabajo son más precarios, requieren de más baja calificación, suelen ser a tiempo parcial, y ofreciendo sueldos más bajos en general.

La actual generación de los “milennials” parte de unos ingresos más precarios, por lo que tienen más dificultad de comprar una vivienda (recuerda; el mercado inmobiliario además está en burbuja), y muchas veces vienen ya lastrados con una deuda contraído para los estudios incluso antes de incorporarse al mercado laboral.

Ante el panorama en el que cada vez son más bajos los salarios de los trabajadores, cada vez tenemos más deudas, menos hijos, y haya menos aportación a la seguridad social. Como sabes, las nuevas generaciones son las que tienen que aportar a la Seguridad Social para las pensiones de los más mayores…

  • Clase media en declive:  Vivimos en la era en la que las nuevas tecnologías se implantan con cada vez mayor celeridad. Gracias a tecnologías como robótica, 5G, machine learning, inteligencia artificial, cada vez más puestos de trabajo se van sustituyendo por máquinas y robots. Esto se está notando más en el comercio retail, que cada vez cede más terreno antes compañías como Amazon y Alibaba que usan las nuevas tecnologías para incrementar su dominio. SI cada vez hay menos comercios, tiende a desaparecer clase media, y mayor será la desigualdad entre ricos y pobre

Sentimientos resultantes

La desigualdad cada vez mayor hace que la gente esté cada vez más descontenta, y que aumente el sentimiento de desunión (en el sentido más amplio de la palabra). Brexit, Cataluña, ISIS, populismo,…todos son manifestaciones de que la gente cada vez está más desunida.

¿Cómo se desencadenará la siguiente crisis?

Históricamente, la inversión entre la curva de yield de los bonos estadounidenses a corto y a la de largo plazo ha sido presagio de la llegada de una nueva crisis en la economía americana. El pasado 28 de septiembre de 2019 se produjo esa inversión.

En Europa también, el rumor de la llegada de una nueva crisis está en la calle. A estas alturas seguro que ya habrás oído campanas. ¿Alarmarse ya o simplemente preparase con calma? Veámoslo.

La economía siempre se ha movido por ciclos. Tras una época de crecimiento siempre ha habido una época de recesión, seguida por una recuperación y un nuevo ciclo de crecimiento.  Te recomiendo que veas este video de Ray Dalio, que explica muy bien cómo funciona una economía, y sus correspondientes ciclos.

Históricamente, cada 4-6 años ha habido una crisis económica. Actualmente llevamos más de 11 años sin tener una crisis, por lo que estadísticamente en algún momento se tendría que producir esa recesión.

Hay quien dice que realmente no es que vaya a llegar una nueva crisis, sino que realmente seguimos en la crisis del 2008. ¿Si la recuperación que hemos vivido ha sido a base de imprimir dinero, realmente ha sido una recuperación?

¿O estamos ante la desaceleración de una falsa recuperación basada en la impresión de dinero, porque la crisis del 2008 realmente nunca se fue y, ahora que se ha acabado la impresión de dinero, volvemos a esa misma crisis?

En la coctelera de la economía actual están juntándose los 4 ingredientes de alto riesgo:

  • Deuda insostenible
  • Burbuja e hiperinflación
  • Desigualdad cada vez mayor
  • Demografía insostenible (cada vez más mayores, menos gente joven en el mercado laboral)

Además, hay que tener en cuenta que esta situación se está produciendo no en un solo país, sino que simultáneamente en prácticamente en todos los países desarrollados del mundo.

La crisis del 2008 se caracterizó por la falta de liquidez en los mercados, y la deuda insoportable de los bancos privados. Se “solucionó” mediante el rescate por parte de los Estados.

Actualmente hablamos de que estamos en niveles de deuda prohibitivos, no solo las personas y las empresas, sino también los propios Estados. A diferencia de 2008, actualmente los Estados sobre el papel ya no tienen capacidad de endeudarse más.

La pregunta del millón es: ante una nueva crisis, ¿quién va a acudir al rescate de los Estados?

¿Qué podría pasar entonces?

  1. Las previsiones de los políticos no se van a cumplir. Llegará un momento en que los porcentajes de crecimiento económico que vaticinan los políticos y las autoridades monetarios no se van a cumplir. Dicho crecimiento se desacelerará.
  2. Medidas a corto plazo. Si la economía se desacelera, el Estado recaudará menos ingresos por lo que tendrá que implantar medidas como:
  3. Subida brutal de los impuestos
  4. Recortes de gasto público
  5. Persecución de fraude fiscal
  6. Hiperinflación. Empezarán a escasear los productos, y subirán mucho los precios.
  7. Aumentará el desempleo

Si esta situación perdurase podría llegar a un punto en que la gente no tenga ingresos, y no pueda pagar los precios. Las empresas no pueden producir más por lo que dejarían de abastecerse las tiendas. La gente masivamente querría sacar su dinero del banco. Eso es algo para lo que los bancos no están preparados, por lo que podría producirse un colapso del sistema bancario, como ya vimos en el famoso corralito argentino de hace años.

El worst case scenario es una crisis sistémica a nivel mundial. Y una crisis del sistema solo se podría solucionar con borrón y cuenta nueva. Con un nuevo sistema….

Medidas y soluciones a largo plazo

Para redireccionar la economía española, según el catedrático Santiago Niño Becerra, a nivel macroeconómico los gobiernos y autoridades tendrían que implantar las siguientes medidas:

  1. Hay que limpiar los balances bancarios, y fusionar todos los bancos
  2. Tiene que aumentar la fusión e inversión empresarial
  3. Reestructuración de finanzas públicas (Seguridad Social, Sanidad, Educación,..)
  4. Desaparición de protección social

Ya no se dan los supuestos que se consideraron de 1950 cuando se diseñó el actual sistema de protección social, y que eran:

  • pleno empleo
  • salarios crecientes según la inflación
  • demanda creciente de trabajo
  • esperanza de vida tras jubilación máximo 10 años.

Desde hace años se ve que la demografía y los salarios bajos no dan para sostener el sistema de pensiones actual.

  • Aumentar la productividad
  • El precio de las cosas va a bajar, porque la productividad se va a disparar.

¿Cómo estar lo más preparado posible?

Siempre ha habido crisis, y siempre las habrás. El hombre como conjunto siempre las ha superado.

Mi misión es sonar el despertador, y animarte a aprovechar el tiempo y a prepararte.

Nadie sabe lo que pasará en el futuro, no puedes prever todos los escenarios.

Pero te doy algunas pautas para que estés mínimamente preparado.

A corto plazo: prepara una Reserva de emergencia

Durante los últimos años, los gobiernos de países como Suecia, Alemania, Países Bajos, o EEUU, han hecho llamamientos a la población para estar preparados “ante cualquier eventualidad”.

Estáte preparado por si las tiendas no abriesen en algunos días, los bancos no funcionasen o no hubiese energía eléctrica o agua corriente. Haz un pequeño kit de supervivencia y primeros auxilios, y tenlo preparado en casa.

No pretendo asustarte, pero un pequeño esfuerzo te puede dar un beneficio muy grande. Abajo tienes una lista de sugerencias de lo que podrías incluir:

  • Comidas no perecederas, que no necesiten preparación/cocción:
    • Agua embotellada, zumos
    • Pan tostado, crackers,
    • Conservas de pescado, verduras
    • Frutos secos,
    • Galletas, caramelos, azúcar, chocolate, barras energéticas
    • Sal, salsas
  • Supervivencia:
    • Mantas, ropa de abrigo
    • Baterías, mecheros, combustible, un generador eléctrico a base de energía solar, una radio
    • Cuchillo, vajilla desechable, herramientas
  • Higiene y Salud: Medicinas, Jabón evaporador, toallitas, filtros de agua potable, bolsas de plástico, apósitos
  • Herramientas de seguridad y para protección personal

Además, deberías de tener siempre unos ahorros de dinero para casos de emergencia; lo recomendable es que sea un importe que te permita afrontar al menos 6 meses de gastos.  También es aconsejable repartir tu dinero en bancos y cuentas bancarias diferentes. Para tu kit de emergencia; incluye también

  • Dinero en efectivo
  • Objetos de oro y plata que tengas
  • Pasaporte, DNI, pólizas de seguro (original y fotocopias)

Medidas para protegerte a Medio plazo

Crea fuentes de ingresos alternativas

Trabajar para tu jefe te hace dependiente de esa única fuente de ingresos. Busca fuentes de ingresos alternativas, que te proporcionen dinero de manera simultánea.

Una forma interesante sin duda son los ingresos pasivos.

La palabra “pasivo” puede sugerir que no hace falta hacer nada, y que ganes dinero mientras duermas. Nada más lejos de realidad. Los ingresos pasivos requieren de un esfuerzo, un tiempo y una inversión económica inicial (importante) pero que una vez que hayas creado tu producto/servicio lo puedas ofrecer al mercado, y obtener unos ingresos de manera automática.

Un ejemplo sería escribir un libro electrónico y venderlo en Amazon, y conseguir todos los meses un dinero aparte del que obtienes de tu trabajo “normal”.

En nuestro e-book gratuito descubrirás 24 ideas para generar ingresos pasivos; descárgalo gratis aquí.

Diversifica. Invierte, aprovechando las gangas

Con los bancos pagando unos intereses prácticamente nulos, no sacarás rentabilidad teniendo tus ahorros en el banco. Para conseguir una mayor rentabilidad has de invertir tu dinero.

Invertir en bolsa

Probablemente no tengas una fortuna ahorrada y depositada en el banco que puedas invertir comprando una casa o un paquete grande de acciones, pero es muy aconsejable que todos los meses inviertas parte de tus ingresos, de manera constante.

En vez de gastar tu sueldo en suscripciones a Netflix, podrías ahorrar un poco más y comprar acciones de esa misma compañía. Sé propietario, no consumidor. Podrías sacar un buen dinero extra si logras invertir bien.

Lo más importante es que antes de empezar a invertir definas qué perfil de inversor eres y qué estrategia vas a seguir:

  • Si buscas especular a corto plazo, o una rentabilidad más lenta, progresiva pero más segura a largo plazo.
  • Qué nivel de riesgo (o ganancia) estás dispuesto a aceptar.
  • Si te da igual el precio de las acciones con tal de invertir tu dinero y sacar beneficio lo más rápido posible, o si estás dispuesto a buscar esa acción ganga que en ese momento tiene un precio muy por debajo de su valor intrínseco, de manera que te puede generar una buena rentabilidad a largo plazo.
  • Si vas a volver a vender tus acciones una vez hayas obtenido una rentabilidad a corto plazo para sacar un beneficio rápido, o si vas a reinvertir las ganancias en nuevas inversiones para que vaya incrementando tus ganancias de manera compuesta

Si vas a invertir en bolsa deberás conocer lo que es el llamado Bear market.

La tendencia actual de las cotizaciones bursátiles es al alza (llamado bull market, o mercado de toros). Como hemos visto, en los últimos 10 años los índices más importantes como el S&P 500, el Dow Jones o el Nasdaq estadounidense han batido record tras record situándose en máximos históricos. Como hemos visto que los mercados están sobrevalorados, llegará un momento en que los precios se tendrán que ajustar a la baja.

Históricamente un desplome de más del 20% desde los niveles de cotización máximos más recientes, combinado con un pesimismo profundo y extendido en todo el mercado se denomina bear market, o mercado de osos.

Cuando la cotización de una acción cae tanto, podría ser una buena oportunidad de comprar esa acción a un buen precio. Ojo, previamente tendrás que haber hecho tu análisis fundamental para “saber” cuál es el valor real de una acción respecto a su precio actual en el mercado.

El precio es resultado de la interacción entre oferta y demanda del mercado, y no tiene porqué coincidir con el valor real de una empresa. El truco de invertir a largo plazo está en encontrar acciones de empresas cuyo precio es bajo respecto a su valor real (= su capacidad de crecer en el futuro).

Las acciones de nosotros seres humanos vienen altamente influenciadas por nuestras emociones.

En una situación de crisis, a mucha gente le entra miedo. Cuando un inversor tiene miedo tiende a querer recuperar su dinero invertido, vendiendo sus acciones. Cuando todo el mundo quiere vender, aumenta la oferta de acciones respecto a la demanda, por lo que la cotización (el precio) baja. Si hay pánico en el mercado, la venta de acciones será masiva y los precios se desploman.

Que la cotización de una empresa se desplome no tiene porqué significar que la empresa ya no valga nada. Puede ser una empresa sólida que sigue teniendo perspectivas de mantenerse y de crecer de cara al futuro, pero puntualmente puede haber un sentimiento pesimista generalizado en el mercado que afecte de manera colateral a la cotización de esa empresa.

Has los deberes y estudia ya qué empresas, sectores puedan ser más resistentes a una crisis. A priori parece desaconsejable invertir en empresas tecnológicas, porque esta cambia a una velocidad tan rápida que una empresa cotizada hoy puede “desaparecer” en no time debido a que su tecnología quede obsoleta frente a la competencia y el avance tecnológico del sector.

Tradicionalmente las empresas que mejor superan las crisis sin aquellas destinadas a cubrir necesidades básicas del hombre (como por ejemplo: alimentación, energía y combustibles, medicamentos, armamento, o seguridad)

La historia nos muestra que las subidas de cotización más fuertes se producen al poco tiempo de producirse los desplomes más grandes. En los últimos 20 años, 6 de los 10 días de mayor subida de cotización se produjeron en las 2 semanas inmediatamente posteriores a los 10 días de mayor desplome en las cotizaciones.

Si quieres sacar una rentabilidad extraordinaria, más vale que “estés en el mercado” y que aproveches esas super-subidas cuando ocurran.

Los fondos índice (“Index funds”)

Puedes invertir en bolsa dando tú las órdenes de compra venta a tu bróker, o contratar un gestor para que lo haga por ti.

Los fondos índice replican la cotización de un índice bursátil (por ejemplo: el S&P 500), en esencia comprando acciones de todas las empresas que constituyen ese índice. Digamos que al comprar participaciones en un fondo índice, estás invirtiendo en acciones de todas las empresas del S&P 500.

Un gestor activo tiene que analizar todas las empresas y apostar por invertir en aquellas que le puedan dar mayor rentabilidad.

El index fund es una gestión pasiva porque no tiene que hacer ningún análisis, solo dedicarse a comprar y vender acciones de todas las empresas.

A lo largo de la historia se ha demostrado que en el largo plazo los fondos índice han logrado mayor rentabilidad que los gestores activos en el 80% de los casos. Además, la gestión pasiva implica una importante reducción de costes, ya que se ahorran todas las comisiones asociadas a la gestión activa, por lo que estos fondos índice se han convertido en una opción muy interesante para el inversor mediano.

Invertir en otros medios

Si te das cuenta, cada vez más nuestra riqueza es menos tangible. Si hace siglos la riqueza se manifestaba en oro, joyas, obras de arte. En definitiva, en cosas que se podían tocar.

Hoy en día, nuestro dinero no son más que una serie de unos y ceros binarios en los sistemas informáticos de los bancos. Confiamos tanto en esos bancos que parece impensable que los sistemas pudiesen fallar. ¿Qué pasaría si de repente nuestro banco tuviese un fallo informático y se borrase nuestra cuenta?

Evita un posible apagón, e intenta tener parte de tus ahorros invertido en medios NO digitales, como pueden ser:

  • Dinero en efectivo
  • Metales y piedras preciosos (oro, plata, joyas, ..)
  • Terreno fértil, para cultivar
  • Obras de Arte

¿Con qué actitud afrontar la siguiente crisis?

Como dice el refrán, “al mal tiempo, buena cara”. En general es la actitud adecuada para afrontar la vida.

Siempre ha habido y habrá cambios de ciclo económico, y lo mejor que podamos hacer es asumir cuanto que forman parte de nuestras vidas y tratar de capearlos lo mejor que podamos.

Capacidad de adaptación.

Ya lo dijo Charles Darwin en su afamado libro “Survival of the species”; no es el más fuerte el que tiene más probabilidades de sobrevivir, sino el que más capacidad tenga de adaptarse a las nuevas circunstancias.  Ante cualquier evento en la vida, asume que la realidad ha cambiado. Lo mejor que puedas hacer es ser flexible, detectar los cambios que se están produciendo y aprovecharlos en tu beneficio.

Anticípate y prepárate

En vez de esperar a reaccionar cuando llegue la siguiente recesión, aprovecha el tiempo que tienes ahora y prepárate para lo que pueda venir. Haz tu reserva de dinero y víveres de emergencia, ten una actitud proactiva y ve preparándote para lo que pueda venir. Piensa qué puedes hacer ya para cuando llegue el momento

  • tener comida
  • tener dinero para imprevistos
  • mantener tu trabajo
  • ofrecer algo diferente que nadie más pueda ofrecer
  • ayudar a otras personas que estarán necesitadas
  • …..

Mantente bien informado

Para poder tomar las mejores decisiones en cada momento, anticiparte o al menos reaccionar de la mejor manera, procura mantenerte siempre bien informado. Sabiendo lo que está sucediendo en cada momento, podrás detectar qué necesidades tiene la gente en cada momento, lo cual te permitirá a aprovechar la situación, buscar y ofrecer las soluciones que necesitas tú mismo y las que necesitan otros.

Transforma lo negativo en positivo

Esta es la clave para lograr salir airoso de cualquier situación adversa. Si afrontamos la siguiente recesión desde una perspectiva de status quo, la percibiremos como una situación por la que podemos perder las cosas que ya tenemos (un trabajo, un sueldo, una vivienda, algo para comer, etc).

En vez de afrontar la situación desde el miedo y de verla como un riesgo para lo que ya tenemos, tratemos de interpretarla como la oportunidad que supone el cambio que se está produciendo para usarlo en nuestro propio beneficio.

Una recesión (o cualquier cambio en las circunstancias que nos rodean) generará nuevas necesidades. Tratar de ver el vaso siempre medio lleno nos dará una ventaja frente al resto del mundo. Estar un paso por delante de los demás te permitirá detectar qué nuevas necesidades tiene el mundo.

Sectores que se beneficiaron de la última crisis

Desde 2008 ha surgido muchos negocios nuevos. A continuación, verás una selección de aquellos nichos de mercado que se beneficiaron de la última crisis:

Tecnología y comunicaciones: Smartphones, tablets, plataformas de video/televisión bajo demanda,

Salud y Cuidado personal: Psicólogos, gimnasios low cost, estudios de yoga o mindfulness, aplicaciones de e-salud (Fitbit, Wearables), salones de manicura y pedicura,…

Jurídico: Abogados especialistas en derecho concursal, ERE´s, derecho laboral, o desahucios. Asociaciones de defensa de los consumidores

Ocio

  • Doméstico: restauración a domicilio, Videojuegos
  • Restauración low cost: 100 Montaditos, helados de yogur, cerveza, vino, alcohol.

Comercio online x Productos low cost: Aliexpress, Amazon

Sharing: AirBNB, Blablacar, Car2Go,

Descuentos/Venta Online: Privalia, Groupon, Wallapop

Renting: de mobiliario oficina, equipos informáticos,

Seguridad: Agencias de “alquiler seguro”, agencias de recobro

Informática: Ciberseguridad, webs comparadores, fintech, crowdfunding

Talleres, Tiendas de reparación

Tiendas de segunda mano, Economía colaborativa

Re-educación: academias, cursos online, infoproductos

Trabajo y reinserción laboral

Empresas de Coworking

Buscadores de empleo: Infoempleo, Monster

Sostenibilidad y Tecnología: Energía, biotecnología, biomedicina, Inteligencia artificial

Sector de lujo. Ofrece exclusividad y diferenciación para la gente de mayor poder adquisitivo. El sector de lujo no conoce la crisis.

  • Alimentación: ecológica, delicatessen, …
  • Productos artesanales
  • Experiencias únicas

Características en común: NECESIDADES y OPORTUNIDADES

Todos estos negocios supieron detectar las nuevas necesidades y aprovechar la situación adaptando sus productos y servicios a lo que buscaba y necesitaba la gente.

  • Cambio de mentalidad. Los últimos 10 años han estado marcado temas que han ocupado la conciencia general de los consumidores: Cambio climático, refugiados, desempleo, desahucio, sostenibilidad, defensa animal, por poner algunos ejemplos.
  • Cambio de hábitos de consumo. Los mencionados cambios de mentalidad y las nuevas circunstancias han llevado a cambios en los hábitos de consumo. Haya crisis o no, la gente seguimos saliendo de casa, solo que gastamos menos. Los últimos 11 años, hemos hecho más compras pero de menor importe. Hubo un auge del ocio en casa y los productos y servicios “gratis”.
  • Explosión de las tecnologías: Probablemente el mayor catalizador de los nuevos modelos de negocio haya sido las nuevas tecnologías. Revisa la lista de negocios nuevos que surgieron durante la última crisis y date cuenta cuántos de ellos se basaron en la evolución de la conexión a internet.

Las nuevas tecnologías están siendo disruptivas y sin duda la revolución tecnológica va a marcar una transformación profunda en nuestras vidas durante los próximos años.

Parece indiscutible que una de las claves para poder afrontar la siguiente recesión va a ser cómo emplear nuevas tecnologías como Inteligencia artificial, machine learning, robótica, 5G, ciberseguridad, biotecnología, etcétera, para cubrir las nuevas necesidades de la gente.

Conclusión final

Como reflexión final, ahora sería el momento de plantearte ¿qué es más seguro?:

  • Seguir trabajando (para otro) hasta que te jubiles, sin saber si vas a tener una pensión cuando llegue el momento
  • Trabajar para el Estado (sabiendo como están sus arcas, y su perspectiva de futuro)
  • Trabajar por tu cuenta, con la convicción de que puedes servir a los demás

Pregúntate a ti mismo; ¿es el momento de lanzarte a servir al mundo?

Valora qué es más seguro; ¿confiar en que otro (tu jefe o el Estado) te dé de comer, o confiar en ti mismo que eres quien mejor podrá defender tus propios intereses?

La clave para afrontar la vida es lograr descifrar 3 preguntas:

  • ¿Qué necesidades van a tener las personas?
  • ¿Cómo podrías servir y ayudar tú al resto del mundo?
  • ¿Qué tienes que hacer para poder hacerlo?
estar preparado para la próxima crisis económica idea para ayudar agendaparaelexito.com
foto: junior ferreira (unsplash)

Nota final:

No soy economista ni pretendo serlo. Solo trato de explicar mi visión de la economía actual de una manera fácil, simplificada y comprensible para personas que tampoco sean expertas en economía y finanzas.

Lo que pretendo es que es que te quedes con el trasfondo, más que con los detalles, y que tengas un entendimiento somero del entorno macroeconómico en el que nos encontramos, y que este artículo te ayude a tener algunos criterios más para poder prepararte y afrontar la próxima recesión de la mejor manera posible.

Te puede interesar también:

>> Prepárate para el Futuro


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar