Cómo tratar con personas difíciles


¿Alguna vez has tenido que tratar con personas con las que es difícil razonar?

¿Cómo afrontaste la situación, y lograste solucionarla satisfactoriamente?

¿Cuál fue la sensación con la que te quedaste después; te sentiste contento o por el contrario te quedaste chafado?

Te voy a contar cómo detectar si una persona se comporta de manera inadecuada, cómo tratar con ello, cómo solucionar este tipo de situaciones, y salir de manera airosa, sin que te afecte emocionalmente.

 

¿Qué entendemos por personas difíciles o conflictivas?

En casa, en el trabajo, o en la calle. En cualquier situación de nuestro día a día nos podemos encontrar con personas que muestren un comportamiento conflictivo.

En este post cuando hablo de personas conflictivas, me refiero a aquellas que muestren un “comportamiento difícil”, con tendencia a no seguir las reglas y normas comúnmente establecidas, perjudicando a otras personas, sin razón válida (aparente).

Pero  con quienes de alguna manera se pueda razonar, y con quienes haya una base mínima para que se pueda producir un diálogo y un entendimiento.

 

Piensa en aquellas personas que no quieren escuchar, no quieren hacer nada, buscan un enfrentamiento verbal, o que se comunican en una manera que no te resulta agradable.

Por ejemplo, un adolescente en plan rebelde güey que no te hace caso, que te grita, usa un vocabulario hiriente, se ríe de ti, o simplemente te lleve la contraria, porque sí.

A continuación, te explico las pautas que te servirán para tratar con estas personas conflictivas.

Vamos a definirlo como un comportamiento que no se ajusta a las expectativas que tú tienes de esta persona, y bajo tu punto de vista es inadecuado.

Como tratar con personas difíciles o conflictivas tomokarma.com

 

Detecta el comportamiento conflictivo

Cuando tratas con otra persona, lo primero que tienes que hacer es darte cuenta y determinar si el comportamiento que muestra la otra persona realmente es conflictivo.

Por poner algunos ejemplos;  cuando alguien llega tarde a una cita que tiene contigo, o un amigo no te devuelve la llamada, o un compañero de trabajo que no hace lo que le pides, o alguien siempre se mete contigo.

A priori, probablemente no le das importancia y lo dejas correr. Pero si ese comportamiento se va repitiendo es importante que detectes si a ti te afecta a tu estado de ánimo o a los objetivos que persigues.

Es importante que seas consciente de si ese comportamiento te está perjudicando de alguna manera.

 

No reacciones

En primera instancia, no deberías reaccionar de inmediato. Cuando algo nos molesta, nuestros sentimientos negativos se agudizan, y nuestro instinto nos hace saltar. Hay que tratar de controlar esa primera reacción.

Como regla general, nunca actúes en caliente.  Manten la calma, no reacciones, respira y analiza la situación primero.

 

“¿Soy yo el que está equivocado?”

Cada uno vemos la realidad de una forma diferente. Es como si todos lleváramos unas gafas de sol. Y cada uno de nosotros lleva los cristales de un color diferente.

Esos cristales de color son nuestras creencias.

Estas creencias nos filtran la visión de la vida, y hace que cada uno veamos la realidad un color determinado.

 

Por tanto, lo que tú puedas considerar como “cierto” o “correcto”, otra persona lo puede ver de una forma (color) totalmente diferente.

Y como cada uno podemos tener una visión diferente de la realidad, podemos tener opiniones diferentes.

La lección que has de sacar de todo esto es que has de empezar pensando que tu punto de vista puede no ser el correcto. Puede ser que quien está equivocado seas tú.

Piensa que no hay una verdad absoluta, trata de averiguar por qué lo que piensas tú realmente es lo correcto, y mantén la mente abierta.  Puedes ser tú quien está equivocado. En definitiva, ten empatía con la otra persona e intenta entender también su punto de vista.

 

 

Los defectos que más te molestan de los demás, probablemente son los que también tengas tú mismo.

Si te molesta que alguien llegue tarde, puede ser bien porque tú seas muy puntual, o bien porque seas muy impuntual. Habitualmente, lo que más nos moleste de los demás son aquellos defectos que nosotros mismos también tenemos. Tenlo en cuenta a la hora de valorar la situación, y a la hora de tener empatía con el otro.

 

Decide si quieres ignorarlo, adaptarte a ello o hacer que cambie la otra persona

En este punto se te abren 3 posibilidades de actuar ante el comportamiento de una persona difícil:  lo ignoras, te adaptas a ello o haces cambiar a la otra persona.

Para poder determinar cuál de las opciones es la adecuada en cada caso, puedes usar como baremo:

–        1) tus emociones

–        2) tus objetivos

Lo importante es que el comportamiento de otras personas no altere tu estado de ánimo, y que no afecte los resultados que quieres conseguir en tu vida.

 

·       Lo ignoras

Si crees que el comportamiento es poco relevante, o que se trata de un caso aislado, la mejor es no hacerle caso, olvidarlo y seguir con tu vida.

Por ejemplo, si un desconocido por la calle te dice algo desagradable, lo mejor que puedes hacer es ignorarlo y tirar para adelante.

 

·       Te adaptas

Si el comportamiento de otra persona no te altera el estado de ánimo, y no se comprometen tus objetivos, puedes optar por adaptarte a ello.

Si sabes que la otra persona suele llegar tarde y ves que es por falta de compromiso, pero no te importa porque así tienes algo más de tiempo para terminar otras cosas, no pasará nada porque tú también llegues un poco más tarde.

Adáptate a la otra persona, y tan tranquilo.

 

·       Consigues cambiar el comportamiento de la otra persona

Si consideras que el comportamiento de la otra persona que es inadecuado, e inaceptable, debes de coger el toro por el cuerno y pasar a la acción.

Primero trata de averiguar si es un hecho excepcional o si es un comportamiento sostenido en el tiempo.

Que alguien llegue tarde, puede ser porque se organiza mal, puede que sea poca seriedad en cumplir sus compromisos, o porque le ha surgido un imprevisto que no depende de él.

Puede haber habido una avería en el metro, que haya causado el retraso. Si alguien llega tarde todos los días, y no da explicaciones, puede tratarse de un comportamiento inadecuado que no quieras tolerar.

 

La clave está en determinar la causa de ese comportamiento, entender la intención de la otra persona, y determinar cómo quieres afrontar esta situación.

A veces lo puedes averiguar por tu cuenta, sin preguntárselo. Normalmente, tendrás que afrontar la situación y hablar con esa persona. En cualquier caso, lo ideal es confirmar y entender por qué la otra persona actúa como lo hace.

 

Prepárate: marca objetivos claros y mantente a ellos tranquilamente

Antes de ir a hablar con esa persona, márcate unos objetivos claros.

–        ¿qué quieres conseguir?

–        ¿de qué manera ha de cambiar la otra persona en cuanto a su comportamiento?

 

Define claramente dónde está para ti el límite entre lo aceptable y lo inaceptable.

Como hemos dicho antes, ¡mente abierta! Trata de ser flexible; no te obceques con una solución determinada, siempre hay más de una solución a un problema.

Pongamos el siguiente caso práctico; tienes un vecino adolescente que pone la música alta hasta las mil de la noche, no dejándote dormir.

Piensas que es evidente que molesta a más vecinos, y te planteas ir a hablar con él.

Para este ejemplo, supongamos que el vecino es un maleducado, y que quiere escuchar su música a todo trapo, sin que le importe el descanso de los demás.

 

Te marcas los siguientes objetivos y soluciones:

–        Opción preferida: Que se ponga auriculares, para escuchar la música al volumen que quiera

–        2ª Opción: El volumen máximo aceptable será aquel que no se escuche desde tu casa, en cualquier momento.

–        3ª Opción: Pactas un horario en el que puede poner la música más alta, por ejemplo, durante los horarios en los que en tu casa no haya nadie.

–        4ª Opción: Te parece aceptable que monte una fiesta al mes, coincidiendo que tú no estés el primer viernes de cada mes.

 

¡Vamos a ello pues!

Empezarás por convocar a la otra persona.  Es aconsejable que trates de poner todas las condiciones a tu favor. Busca un momento en el que la otra persona esté más tranquilo y de mejor humor (importante cuando se trata de un cliente o de tu jefe).

Trata de escoger un lugar que le venga bien a la otra persona, y que sea agradable. Fundamental que podáis tener privacidad, que el ambiente sea tranquilo y agradable para facilitar que sea una conversación distendida. Todo para que tu interlocutor se muestre lo más receptivo posible.

 

1)     Menciona el problema

Una vez consigas que la otra persona se muestre receptivo, has de explicarle cuál es el problema. Procura que la otra persona no se sienta atacada, culpable ni señalada.  El truco está en evitar la palabra “tú”.

–        Emplea solo la primera persona del singular (“yo…”).

–        Evita las afirmaciones. Usa verbos que describen una sensación.

 

Compara la diferencia entre estas dos frases, suponiendo que te las dijeran a ti.

 “Tú siempre vas molestando a todo el mundo con tu música

Yo noto que últimamente la música que pones suena muy alta

¿Verdad que la segunda frase te hace sentir mejor que la primera?

 

2)      Demuestra el mal comportamiento con hechos

¿Supongo que eres consciente de que la música suena por todo el edificio?

 

3)     Consigue que la otra persona reconozca el comportamiento que estás demostrando

¿Es así?

Como te has basado en hechos, la otra persona tendrá que estar de acuerdo.

 

4)     Entiende su razón

Me gustaría saber si hay alguna razón por la que no puedes escuchar la música bajita

Aquí tu interlocutor te explicará porqué actúa así. Tendrás que valorar si está justificado, o no. En este caso, difícilmente hay otra razón que la falta de respecto por parte de tu vecino.

Pongamos que te dice que el tiene derecho a poner la música como quiera.

 

5)     Muestra empatía hacia la otra persona

 “Te entiendo, a mi ACDC también me gustan mucho, ya me imagino que y te apetecerá escucharlos bien

Diga lo que te diga, intenta ponerte en su lugar y de entender su punto de vista.

Te pones de su lado. Pero sin dejar de ser firme.

 

6)     Pide empatía para ti

Me acuesto a las 11 y me tengo que levantar pronto al día siguiente. Cuando no hay silencio se me altera el sueño, y al día siguiente me siento mal. Necesito que haya silencio entre 11 y 7h para poder descansar, ¿lo puedes entender?

Tu interlocutor al menos entenderá tu punto de vista.

 

7)     Usa argumentos objetivos que te ayuden

Sabrás que en las normas de la comunidad establecen que todos tenemos evitar hacer ruidos entre las 22 y las 8 de la mañana. Y aparte, la normativa municipal obliga a guardar silencio en ese horario.

Aparte de pedir empatía, usa también aquellos hechos objetivos que refuerzan tu argumento. Seguramente en los estatutos de la comunidad de vecinos viene recogido el horario en los que todos los vecinos debáis guardar el silencio.

 

8)     Propón una solución que te parezca aceptable

“¿qué tal si te pones unos auriculares cuando quieres escuchar la música a todo trapo?”

El truco está en PEDIR en vez de ordenar. Podrás obtener el mismo resultado, pero a la otra persona le haces sentir que la decisión la toma él. Cuando realmente es al revés.

 

9)     Explica los beneficios y las consecuencias

Esto nos permitirá que tú puedas disfrutar de tu música, y que el resto de los vecinos podamos dormir tranquilo

Así evitas líos de que cualquiera de los vecinos ponga una denuncia cualquier día de estos, porque poner música alta no está permitido por las reglas de la comunidad, y no se va a tolerar.”

Aprovecha para dejarle claro que si sigue con su comportamiento malo le costará.

Y que NO se tolerará este tipo de comportamiento.

 

10)  Consigue el compromiso de la otra persona

“¿Estás de acuerdo?”

Si no consigues el resultado satisfactorio, o tu interlocutor se resiste, tómatelo con filosofía. Lo importante es que mantengas la calma. Evita que la emoción se apodere de ti. Piensa que la otra persona está en su derecho de tener otra opinión.

Vuelve al paso 8 y negocia con otro de los argumentos que te habías preparado en el paso 1.

 

Busca siempre una solución “win-win” (yo gano, tú ganas), de manera que los dos sintáis que salís ganando.  Si la primera opción no es viable, negocia con las otras alternativas que habías preparado. Así hasta que lleguéis a un acuerdo.

Séllalo consiguiendo el compromiso de la otra persona.

¡Et voilá, ya has conseguido tu objetivo!

 

CHULETA PARA TRATAR CON UNA PERSONA CONFLICTIVA. (NIVEL MAESTRO NINJA)

PREVIO A LA CONVERSACIÓN

–        Detecta cuando se produce un comportamiento inadecuado

–        No reacciones

–        “¿Soy yo el que está equivocado?”

–        Los defectos que más te molestan de los demás, son los que también tienes tú mismo

–        Decide si quieres ignorarlo, adaptarte a ello, o hacer que cambie la otra persona

–        Marca objetivos claros y mantente a ellos tranquilamente

LA CONVERSACIÓN. PASO A PASO

1.     Consigue que la otra persona se sienta cómoda, y no se sienta atacada

2.     Consigue que la otra persona se dé cuenta de su comportamiento

3.     Consigue que la otra persona te reconozca su comportamiento

4.     Consigue entender las razones de la otra persona

5.     Consigue que la otra persona entienda cómo te perjudica a ti

6.     Propón la solución, PIDE en vez de ordenar. 

7.     Expón los beneficios y las consecuencias para tu interlocutor. Deja claro que no se tolerará que siga con el comportamiento inicial.

8.     Consigue acordar un resultado, que esté dentro de lo aceptable para ti.

9.     Comprueba que la otra persona mantenga su compromiso. (Si hace falta, vuelve al punto 1)

 

Las fotos publicadas en este post son cortesía de tomokarma.com, meditationmaryland.org y cbmtraining.co.za

Nota final:

Las pautas de este artículo no están pensadas para que las apliques a aquellas personas cuyo comportamiento directamente constituye un peligro para la integridad física de otras personas. Es decir, aquellas personas que pretenden usar la violencia.

La violencia no es justificable bajo ningún concepto.

Si te vieras en una situación frente a una persona que pretende usar la violencia, lo primero que tienes que hacer es ponerte a salvo, buscar ayuda y avisar a la policía o lo que haga falta. Tu integridad física es lo primero.

Si te ha parecido interesante el artículo, te dejo un enlace para un video de TED TALKS que te también te puede interesar.

Y tú, ¿qué trucos tienes para tratar con gente que muestra un comportamiento difícil? Comenta abajo!!


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú